• A
  • Alvarez Manuel

    Biografía

    En su obra sucede un algo sin silencioso, callado que conlleva el valor afectivo del refinamiento de un verdadero creador de Arte.
    Es el ejemplo por antonomasia de un potencial de gestos pictóricos con el imperioso deseo de un trato más empírico. En su obra, la forma y el color, puede ser muy pesada, también leve, puede ser lenta, vertiginosa, moviéndose en el espacio-tiempo con una duración, como la del tiempo que al instante es pasado, presente, futuro.
    Es asimétrico.
    Respeta la divina proporción, la perfección en la proporción de la parte con el todo, la ejerce, la ordena, y eso hace que las velocidades sean mayores o menores; que ese tiempo que no existe, tenga presencia. Su abstracción geométrica perdura en la serie de las ciudades, 1960; su planitud asimétrica en la serie del tiempo, 1970; el color se apacigua en 1980 y una pintura aun más despojada se impone en 1990 en Solo, yo solo, Recorriendo la muestra en el Pabellón de las Bellas Artes, se trasluce la impresión de un raro orden de vida del que deriva una creación múltiple, inagotable.
    El Signo artístico del Arte Abstracto ése que recubre la interpretación, enriquece en simultáneo la novedad de elementos altamente significativos.
    Sus espacios no son llenos o vacíos, son un vacío-lleno de tensiones múltiples, en un continuo Tiempo Espacializado, desde nos provocan una detenida contemplación.


    Documento sin título